El Análisis Dominguero| Jornada 8