Lo que la prensa no ve después de la jornada doble