Cuentos FI | La lesión del acabose