La Columna de Mishuev | Un aficionado humillado