La batalla final, una guerra sin tregua