Carta abierta al director técnico de Dorados de Sinaloa